martes, 11 de septiembre de 2012


Contra todo silencio de Percy Zaga

 
La editorial Hijos de la lluvia acaba de publicar Contra todo silencio (Lima, 2011) del poeta puneño Percy Zaga Bustinza (Puno, 1945). Poesía breve, como los libros breves que publicó. Junto a Omar Aramayo, Gloria Mendoza, Gerardo García y el extinto Serapio Salinas, formaron la “Promoción Intelectual Carlos Oquendo de Amat”, la segunda colectividad más importante de la literatura puneña, también de vida breve, que apareciera el año 1964. Contra todo silencio recoge la totalidad su producción poética desde A Mayte (1968), Mi país (1971), Poemas (1988), Cinematógrafo de lienzo y bambú (1992), Mi gallo, mi ciego y tú (2003). Mejor, dejemos que el propio autor nos hable de su libro y su poesía.

  


El discurrir de la poesía
 
Tres de las cinco colecciones que resumo en este libro, fueron publicadas a mimeógrafo en ediciones muy reducidas, aunque Mi país salió en cuatro ediciones mías y otras tantas de instituciones juveniles o campesinas. Las otras colecciones fueron realizadas en tirajes cortos que no permitieron su llegada a todos quienes gustan leer poesía. La sugerencia de amigos y el empeño de Walter Bedregal y Darwin bedoya, entrañables, me permite ahora reunir en esta edición poemas de esos cinco conjunto.
No me corresponde juzgar mi trabajo literario, pero siento la obligación de dar alguna explicación. No he escrito nunca poesía con interés distinto a la necesidad perentoria de expresarme, de traducir en palabras otras categorías de la acción humana.
He tratado de ser coherente y consecuente, buscando unidad entre lo que pienso, lo que digo o escribo y lo que hago. De allí que estos poemas signifiquen mis ideas sociales y estéticas conlleven mis más de cuarenta años de militancia en mi Partido político. Es cierto que algunos tratamientos literarios evolucionan por dinámica dialéctica, pero insisto en el tratamiento directo, la sencillez de la forma y el respeto por la composición poética.
No soy híbrido, independiente, ni neutro. Tengo ideas y banderas que defender y lo hago con la pasión y el ejemplo que nos legó Carlitos Oquendo de Amat, maestro en la poesía y en la vida. No transijo ni cedo, menos por aplausos o figuración, por antologías o comentarios. Escribo porque necesito comunicarme, porque no podría vivir sin hacerlo y porque estoy completo y feliz cuando lo hago.
Lo demás es de ustedes los lectores y el generoso aporte de mis editores, sin cuya buena voluntad, hubiera sido simplemente imposible poder mostrarles estos versos. (PERCY ZAGA).

Puno, 2011.

 
ALGUNOS POEMAS:

 


PIDO PERDÓN A LOS LAGARTOS

En mi país
gobiernan los lagartos.
Verdes, crudos,
solazados entre las piedras
los lagartos nos
gobiernan.

Dan decretos, se orinan;
dan leyes, se orinan;
dan saliva y no se orinan.

Pido perdón a los lagartos
por esta
comparación.

De: Mi país.


OGAL

Más abajo de tu playa,
    más abajo de tu arena
        de tu limo más abajo
              y más aún de los peces
                    los helechos, las raíces.

En el origen mismo
      de tu nombre o tu ser
             hay otro lago, tan
                   gigante, tan hermoso,
                         tan pequeño como tú.

 
RÍO

Ha caído el corazón
a tu orilla
y rodando como
un pez
        te lo llevas
        lejos,
de mí,
de ti, de todo.

Y no retornas
río
         y no vuelves
a mí,
a ti, a nada.

De: Cinematógrafo de lienzo y bambú.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada